Facebook
Twiter
Youtube
Flickr
Instagram
Linkedin
feed-image

Liturgia y santoral 20/7/18 ML: S. APOLINAR

Memoria libre: SAN APOLINAR, obispo y mártir
Primera lectura
Lectura del libro de Isaías (38,1-6.21-22.7-8):

En aquellos días, Ezequías cayó enfermo de muerte, y vino a visitarlo el profeta Isaías, hijo de Amós, y le dijo: «Así dice el Señor: "Haz testamento, porque vas a morir sin remedio y no vivirás."» Entonces, Ezequías volvió la cara a la pared y oró al Señor: «Señor, acuérdate que he procedido de acuerdo contigo, con corazón sincero e íntegro, y que he hecho lo que te agrada.» Y Ezequías lloró con largo llanto.
Y vino la palabra del Señor a Isaías: «Ve y dile a Ezequías: Así dice el Señor, Dios de David, tu padre: "He escuchado tu oración, he visto tus lágrimas. Mira, añado a tus días otros quince años. Te libraré de las manos del rey de Asiria, a ti y a esta ciudad, y la protegeré."»
Isaías dijo: «Que traigan un emplasto de higos y lo apliquen a la herida, para que se cure.»
Ezequías dijo: «¿Cuál es la prueba de que subiré a la casa del Señor?»
Isaías respondió: «Ésta es la señal del Señor, de que cumplirá el Señor la palabra dada: "En el reloj de sol de Acaz haré que la sombra suba los diez grados que ha bajado."» Y desandó el sol en el reloj los diez grados que había avanzado.



Salmo
Is 38

R/. Señor, detuviste mi alma ante la tumba vacía

Yo pensé: «En medio de mis días
tengo que marchar hacia las puertas del abismo;
me privan del resto de mis años.» R/.

Yo pensé: «Ya no veré más al Señor
en la tierra de los vivos,
ya no miraré a los hombres
entre los habitantes del mundo.» R/.

«Levantan y enrollan mi vida
como una tienda de pastores.
Como un tejedor, devanaba yo mi vida,
y me cortan la trama.» R/.

Los que Dios protege viven,
y entre ellos vivirá mi espíritu;
me has curado, me has hecho revivir. R/.


Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (12,1-8):

Un sábado de aquéllos, Jesús atravesaba un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas. Los fariseos, al verlo, le dijeron: «Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado.»
Les replicó: «¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus hombres sintieron hambre? Entró en la casa de Dios y comieron de los panes presentados, cosa que no les estaba permitida ni a él ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes. ¿Y no habéis leído en la Ley que los sacerdotes pueden violar el sábado en el templo sin incurrir en culpa? Pues os digo que aquí hay uno que es más que el templo. Si comprendierais lo que significa "quiero misericordia y no sacrificio", no condenaríais a los que no tienen culpa. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado.»


SANTORAL:
• San Apolinar de Rávena, San Aurelio de Cartago, San Elías, San José Bársabas el Justo, San José María Díaz Sanjurjo, Santa Liberata, Santa María Fu Guilin, Santa Margarita de Antioquía, San Pablo de Córdoba, San Pedro Zhou Rixin, San Vulmaro de Boulogne, San Xi Guizi.
• Beato Bernardo de Hildesheim.


Imagen
San Apolinar fue el primer obispo y mártir de la ciudad de Rávena y es su santo patrón.
Según el Martirologio Romano fue ordenado obispo por San Pedro y enviado a Rávena en donde padeció el martirio bajo Vespasiano. El dies natalis, o fecha del martirio, corresponde al 23 de julio, mientras la memoria litúrgica se celebra el 20 de julio. Según otras leyendas en cambio, habría vivido en el siglo II y fue martirizado poblablemente durante el reinado del emperador Valente.
En el lugar del martirio, en el puerto de Rávena (Classe) se levantó en el siglo VI la iglesia de San Apolinar in Classe. Las reliquias del santo se llevaron en el siglo IX a la ciudad, a la iglesia que en aquel momento adoptó el nombre de San Apolinar Nuovo y sólo regresaron a la antigua basílica en el momento de su reconsagración en 1748.


Liturgia y santoral 19/7/18 JUEVES

FERIA
Primera lectura
Lectura del libro de Isaías (26,7-9.12.16-19):

La senda del justo es recta. Tú allanas el sendero del justo; en la senda de tus juicios, Señor, te esperamos, ansiando tu nombre y tu recuerdo. Mi alma te ansía de noche, mi espíritu en mi interior madruga por ti, porque tus juicios son luz de la tierra, y aprenden justicia los habitantes del orbe. Señor, tú nos darás la paz, porque todas nuestras empresas nos las realizas tú. Señor, en el peligro acudíamos a ti, cuando apretaba la fuerza de tu escarmiento. Como la preñada cuando le llega el parto se retuerce y grita angustiada, así éramos en tu presencia, Señor: concebimos, nos retorcimos, dimos a luz... viento; no trajimos salvación al país, no le nacieron habitantes al mundo. ¡Vivirán tus muertos, tus cadáveres se alzarán, despertarán jubilosos los que habitan el polvo! Porque tu rocío es rocío de luz, y la tierra de las sombras parirá.



Salmo
Sal 101

R/. El Señor desde el cielo se ha fijado en la tierra

Tú permaneces para siempre,
y tu nombre de generación en generación.
Levántate y ten misericordia de Sión,
que ya es hora y tiempo de misericordia.
Tus siervos aman sus piedras,
se compadecen de sus ruinas. R/.

Los gentiles temerán tu nombre,
los reyes del mundo, tu gloria.
Cuando el Señor reconstruya Sión,
y aparezca en su gloria,
y se vuelva a las súplicas de los indefensos,
y no desprecie sus peticiones. R/.

Quede esto escrito para la generación futura,
y el pueblo que será creado alabará al Señor.
Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario,
desde el cielo se ha fijado en la tierra,
para escuchar los gemidos de los cautivos
y librar a los condenados a muerte. R/.


Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,28-30):

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»


SANTORAL:
• San Arsenio, Santa Áurea de Córdoba, San Bernoldo de Utrech, San Dío el Taumaturgo, San Epafrás, San Juan Bautista Zhou Wurui, San Juan Plessington, Santa Justa, Santa Macrina, Santa Rufina, San Símaco.
• Beato Aquiles Puchala, Beato Hermann Stepien, Beato Pedro Crisci, Beata Stilla de Marienburg.


Imagen
San Arsenio
Se cree que nació entre 350-354 en Roma en una noble y senatorial familia.
Se dice que Arsenio fue nombrado diácono por el papa Dámaso I, quien lo recomendó al emperador Teodosio I el Grande como tutor de sus hijos Arcadio y Honorio. Fue escogido como un hombre ilustrado en la literatura griega. Llega a Constantinopla en 383, y continúa siendo tutor de la familia imperial durante 11 años.
Alrededor del año 400 se unió a los monjes y ascetas del desierto en Egipto, solicitando ser admitido entre ellos. San Juan de Dwarf, de quien era la celda a la que fue conducido, decidió probar la calidad del visitante: Durante la comida lo dejó de pie mientras los demás se sentaban a la mesa. A la mitad de la comida, le arrojó un pedazo de pan, de manera indiferente, diciéndole que se lo comiera si quería comer algo. Arsenio, con una mansedumbre increíble, se sentó en el suelo, tomó el trozo de pan y empezó a comerlo. Satisfecho con esta prueba de humildad, San Juan le mantuvo bajo su dirección.
Entre otras doctrinas, sostenía que los hombres dedicados al servicio de Dios no tienen que intervenir en los asuntos locales, ni siquiera conocerlos. Murió sobre el año 445.


Liturgia y santoral 18/7/18 MIÉRCOLES

FERIA
Primera lectura
Lectura del libro de Isaías (10,5-7.13-16):

Así dice el Señor: «¡Ay Asur, vara de mi ira, bastón de mi furor! Contra una nación impía lo envié, lo mandé contra el pueblo de mi cólera, para entrarle a saco y despojarlo, para hollarlo como barro de las calles. Pero él no pensaba así, no eran éstos los planes de su corazón; su propósito era aniquilar, exterminar naciones numerosas. Él decía: "Con la fuerza de mi mano lo he hecho, con mi saber, porque soy inteligente. Cambié las fronteras de las naciones, saqueé sus tesoros y derribé como un héroe a sus jefes. Mi mano cogió, como un nido, las riquezas de los pueblos; como quien recoge huevos abandonados, cogí toda su tierra, y no hubo quien batiese las alas, quien abriese el pico para piar." ¿Se envanece el hacha contra quien la blande? ¿Se gloría la sierra contra quien la maneja? Como si el bastón manejase a quien lo levanta, como si la vara alzase a quien no es leño. Por eso, el Señor de los ejércitos meterá enfermedad en su gordura y debajo del hígado le encenderá una fiebre, como incendio de fuego.»



Salmo
Sal 93

R/. El Señor no rechaza a su pueblo

Trituran, Señor, a tu pueblo,
oprimen a tu heredad;
asesinan a viudas y forasteros,
degüellan a los huérfanos. R/.

Y comentan: «Dios no lo ve,
el Dios de Jacob no se entera.»
Enteraos, los más necios del pueblo,
ignorantes, ¿cuándo discurriréis? R/.

El que plantó el oído ¿no va a oír?;
el que formó el ojo ¿no va a ver?;
el que educa a los pueblos ¿no va a castigar?;
el que instruye al hombre ¿no va a saber? R/.

Porque el Señor no rechaza a su pueblo,
ni abandona su heredad:
el justo obtendrá su derecho,
y un porvenir los rectos de corazón. R/.


Evangelio
Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,25-27):

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.»


SANTORAL:
• San Arnulfo de Metz, San Bruno de Segni, Santo Domingo Nicolás Dinh Dat, San Emiliano de Doróstoro, San Federico de Utrecht, San Filastrio de Brescia, Santa Gundena, Santa Marina de Aguas Santas, San Materno de Milán, San Rufilo de Forlimpopoli, Santa Sinforosa e hijos, Santa Teodosia de Constantinopla.
• Beato Juan Bautista de Bruselas, Beato Simeón de Lipnica, Beata Tarsicia Mackiv.


Imagen
San Bruno, latinizado Bruno Astensis -"Bruno de Segni"- (c. 1047 – 18 de julio de 1123), fue obispo de Segni y abad de Montecassino.
Nacido en Solero (hoy Provincia de Alejandría, Piemonte) entre 1045 y 1049. Fue educado en un monasterio cerca de su lugar de nacimiento en Bolonia, se ordenó sacerdote en Siena y fue a Roma en 1079. Aquí estuvo en contacto con los líderes de la Iglesia y poronto llamó la atención del Papa Gregorio VII, si es cierta su famosa disputa con Berengario en la Eucaristía. En cualquier caso, cumplió su labor tan bien que el Papa le nombró obispo de Segni en la Campaña ese mismo año.
Durante su obispado, estuvo en contacto con Urbano II, al que acompañó a Francia en 1095. En 1099, ingresó en el monasterio de Monte Cassino, pero sin renunciar a continuar sus visitas con el mundo cristiano. Hizo una importante misión en Francia para Pascual II en 1106, y se mantuvo con el Papa durante algún tiempo después de su regreso. En 1107, es elegido abad en su convento. Pascual no puso ninguna objeción a este pluralismo, hasta que en los conflictos de 1111 Bruno se puso de parte del antipapa Silvestre IV por lo que se vio obligado a renunciar a su abadía y volver a Segni. Murió en Segni el 18 de julio de 1123.
Lucio III lo canonizó en 1181. Sus obras son principalmente exegéticas. Su Libellus de symoniacis, escrito antes de 1109, es importante para el debate sobre el significado de la simonía, y, sobre todo por su actitud en los sacramentos de un sacerdote simoníacos.


Más Artículos...