Facebook
Twiter
Youtube
Flickr
Instagram
Linkedin

Liturgia y santoral 12/4/19 SOLEMN: VIERNES DOLORES

 SOLEMNIDAD: VIERNES DE DOLORES
- 1 Tim 1, 1-2. 12-14. Antes era un blasfemo, pero Dios tuvo compasión
de mí.

- Sal 15. R. Tú eres, Señor, el lote de mi heredad.

- Secuencia (ad libitum). La Madre piadosa.

- Lc 2, 33-35. A ti misma una espada te traspasará el alma.
Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: "Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción -¡y a ti misma una espada te atravesará el alma! - a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones."

SANTORAL:
• San Alferio, San Basilio de Pario, San Constantino de Gap, San Damián de Pavia, San David Uribe, San Erkembodone, San José Moscati, San Julio I, San Sabas Godo, Santa Sofía de Fermo, Santa Visia de Fermo, San Zenón de Verona.
• Beato Lorenzo de Lisboa.

Imagen
Viernes de Dolores o Viernes de Pasión, es el viernes anterior al Domingo de Ramos, comprendido dentro de la última semana de la Cuaresma, conocida por la Iglesia como Semana de Pasión. En algunas regiones es considerado como el inicio de la Semana Santa o Semana Mayor, al iniciarse en éste las procesiones.
Los católicos manifiestan su fervor religioso en la celebración de los Dolores de Nuestra Señora, incluyendo por ejemplo en la liturgia de la Misa la secuencia del Stabat Mater.
En algunos lugares se le denomina Viernes de Concilio, el cual es tomado como día de ayuno y abstinencia, quedando proscrito el consumo de carnes
Esta antigua celebración mariana tuvo mucho arraigo en toda Europa y América, y aún hoy muchas de las devociones de la Santísima Virgen del tiempo de Semana Santa, tienen su día festivo o principal durante el Viernes de Dolores, que conmemora los sufrimientos de la Madre de Cristo durante la Semana Santa.
El Concilio Vaticano II consideró, dentro de las diversas modificaciones al calendario litúrgico, suprimir las fiestas consideradas "duplicadas", esto es, que se celebren dos veces en un mismo año; por ello la fiesta primigenia de los Dolores de Nuestra Señora el viernes antes del Domingo de Ramos fue suprimida, siendo reemplazada por la moderna fiesta de Nuestra Señora de los Dolores el 15 de septiembre.
A pesar de ello, la Santa Sede contempla que, en los lugares donde se halle fervorosamente fecunda la devoción a los Dolores de María, este día puede celebrarse sin ningún inconveniente con todas las prerrogativas que le son propias