Sábado de Dolor 2016

Desde las 8 un puñado de buenos cofrades iniciaban la dificil actividad del día: colocar las imágenes en sus sitios definitivos, sacar las carrozas, subir cruces y hachones, desmontar elementos procesionales... y, sa renglón seguido, colocar el Templo para el Acto del Dolor. Es increible el ver realizando fortísimos esfuerzos tras el agotamiento de toda la Semana de Pasión. Caras de cansancio pero con un humor y un amor a la Vera Cruz realmente encomiable.

El Acto del Ofrecimiento de los Dolores de Valladolid a la Santísima Virgen de la Vera Cruz estuvo a cargo del Excmo. Sr. D. Manuel Gorjón Recio, General de Brigada, Jefe de la IV SUIGE del Ejército de Tierra en Valladolid. Glosó los dolores de la gente del Tercer Mundo, que trataban de paliar nuestros soldados en misiones humanitarias y de paz, incluso ofreciendo sus propias vidas. También hizo referencia a las personas que en nuestro pais dieron sus vidas para que viviésemos en paz, seguridad y democracia, a salvo de terroristas. Terminado el Acto, el Sr. General cumplió la liturgia de firma de todos y cada uno de los pergaminos de las decenas de particiapntes que se lo pidieron, asi como redactó unas sobrias palabras en nuestro libro de honor, recibiendo de nuestro Alcalde Presidente un cuadro con el retrato de la Madre Dolorosa

Al Acto, presidido por el Emimo. y Rvdmo. Sr. Cardenal Arzobispo, acudieron múltiples autoridades, centros de dolor, cofradías, casas regionales y pueblo fiel, que abarrotaron en el Templo y pusieron un impresionate marco de flores a la Virgen Dolorosa.

Podéis acceder a leer el texto completo del ofrecimiento en este artículo

A las 11 de la noche, la Misa de Misas, la Vigilia Pascual, con todos sus rituales: bendición del fuego en el Atrio, encendido del Cirio Pascual, entrada en la Iglesia con las luces apagadas... Cuatro lecturas. Un momento significativo: el cambio de los cofrades de sus guantes negros de luto por los blancos tras el Gloria. Bendición del agua. Y finalizada la misa, felicitaciones de Pascua ente todos los asistentes.

Un año más, hemos cumplido con nuestro deber de cofrades y el Señor ha resucitado ¡¡¡ALELUYA!!!