Novenario a la Inmaculada Concepción de María Santísima

 

No fue hasta el siglo XIX cuando la Iglesia proclamara la Inmaculada Concepción de María como Dogma.

 

Sin embargo, y aunque no existe memoria escrita en la Vera Cruz, la existencia de una impresionante talla de la Inmaculada, obra de Gregorio Fernández, atestigua que siguiendo la doctrina franciscana, nuestra Penitencial, en los comienzos del siglo XVII sintió la necesidad de defender la Concepción sin Mácula de Nuestra Madre.

 

Continuando con tan piadosa tradición, la Vera cruz dedica un solemne novenario a la Inmaculada Concepción de María Santísima, Madre de Dios, concebida sin mancha de pecado original desde el primer instante de su ser natural.