Empezamos el Adviento

Nuestro Templo se viste adecuadamente para este tiempo litúrgico tan especial, con su corona, su gala del púlpito y con su inseparable Virgen Inmaculada, la Virgen del Adviento. 

Purifiquemos nuestros corazones para recibir al Niño Dios